UNA RELECTURA DEL CARISMA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

“Nosotras, pecadoras,
Y hermanas Pasionistas, nos confesamos de soñar
Con una congregación vestida solamente
De Evangelio y sandalias” (parafraseando a Don Pedro Casaldáliga)

Esta reflexión nace de una inquietud que compartimos en muchos momentos. No queremos ser actores pasivos en esta realidad totalmente inédita que nos toca vivir y que nos deja a la intemperie, intemperie que genera en muchos y muchas inseguridades y miedo.
Alentadas por la lectura de este tiempo post-pascual, con un Pablo encadenado por el Espíritu y en tiempos turbulentos y de persecución queremos que esto que queda escrito y que seguramente se puede mejorar y enriquecer, sea el reflejo de lo que vivimos y el disparador para vivir con mucha valentía este tiempo y aquello que vendrá después.
¿Qué estamos viviendo? Las Lamentaciones de Jeremías describen el sufrimiento del pueblo probablemente después de la ruina de Jerusalén, quienes al mismo tiempo ponen toda su confianza en la fe inquebrantable en Yahvé. Las escenas de dolor que hoy contemplamos se asemejan a las que Jeremías describe tan vívidamente, y es esa fe en Dios la que nos va sosteniendo en el dolor.

El llanto consume mis ojos, me hierven las entrañas
…por la ruina de la capital de mi pueblo
Mientras niños y lactantes desfallecen…preguntan a sus madres ¿dónde hay pan….? Lamentaciones, 2,11-12

El pueblo de la Biblia reescribía su historia en momentos de crisis y la reinterpretaba. Nosotras sentimos la urgencia de reinterpretar aquello que consideramos son los núcleos esenciales de nuestro carisma, pero como un llamado a ahondarlos a luz del momento presente.
Les pedimos a la Hermana Cecilia Duarte y a María Teresa La Valle que nos ayuden a mejorar y enriquecer aquello que nosotras hemos ido plasmando en el papel. Pero como dijimos antes, queremos que esto nos lance a estar a la altura del momento, a la escucha permanente de lo que el espíritu de Jesús nos vaya susurrando.

Hermana Florencia Buruchaga y Hermana M.Angélica Algorta
Hermanas Pasionistas

Queremos que el marco de nuestra reflexión sea la centralidad de la MEMORIA y el peligro del OLVIDO, por eso afirmamos nuevamente que:
Las pasionistas estamos llamadas a hacer memoria de la Pasión de Jesús, ayer y hoy, porque como afirmaba Pablo de la Cruz, el olvido de la Pasión es la causa de tantos males.
Nosotras, “…nos dedicamos a mantener viva la memoria de Jesús Crucificado, y así poder descubrir el amor de Dios
que alcanza su máxima expresión en la Cruz.

Tendemos a olvidar aquello que nos molesta. Y de las figuras molestas pensamos que lo mejor es que desaparezcan no sólo de nuestra vista, sino también de nuestra memoria. Que este olvido muchas veces no se consiga, puede ser uno de los indicios de que, a pesar de tantos fracasos y tantos calvarios, Dios sigue siendo Señor de la historia… a los mártires profetas (aquellos que cuestionaron un sistema que oprime), como a Jesús, los mata una figura anónima, los mata el sistema, como mata a los pobres.
Por ese motivo, se odian las consecuencias de la fe (ej. de Monseñor Romero) Nosotras/ os tenemos la obligación de procurar que los mártires profetas no caigan en el olvido, pues esa desmemoria sería nuestra suprema colaboración con el sistema asesino que acabó con ellos… de los profetas se tiende a favorecer su olvido… recordar siempre a los mártires puede ser triste; pero olvidarlos es una manera disimulada de pactar con el mundo que los produce… (Reflexión inspirada en González Faus)

Fruto de esta reflexión hacemos foco en seis núcleos que creemos son inherentes al carisma y la misión pasionista y que en este tiempo en que vivimos consideramos relevantes:
Primer núcleo
IR CON LOS OJOS ABIERTOS…SER MÍSTICAS/ OS
Una mística que contempla sin palabras esos “rostros de Cristo” que describió insuperablemente la Asamblea Episcopal de Puebla y en la que la contemplación de esos rostros de Dios deja al sujeto sobrecogido, estremecido, compadecido y, no obstante, esperanzado. Porque su figura material de necesidad (hambre, dolor, cansancio o desesperación) se convierte en un auténtico ícono que nos lleva a ver más allá; hacia la historia concreta, los sentimientos, la lucha y la dignidad cristológica de aquellos ante quienes tendíamos a “apartar el rostro”. (Gonzáles Faus)
Por eso reafirmamos que Jesús no enseña una mística de ojos cerrados, sino una mística de ojos abiertos, una mística del deber incondicional de percibir el sufrimiento ajeno. En sus parábolas, Jesús cuenta con las dificultades de visión del ser humano, inherentes a su condición de criatura, con sus innatos narcisismos: lo caracteriza como alguien que mira pero no ve. ¿Existe, quizá, un miedo elemental a ver, a mirar con detenimiento, a ese mirar atento que nos compromete ineluctablemente con lo visto y no nos permite pasar de largo como si tal cosa? (Joan Baptist Metz)

Segundo Núcleo:
GRITO DE LA TIERRA…GRITO DE LOS POBRES
“Una lluvia generosa derramaste, Dios, tú aliviaste tu heredad extenuada” Salmo 68,9

El grito de la tierra
El virus ha puesto de manifiesto la fragilidad del ser humano y su capacidad de destrucción y autodestrucción. L. Boff afirma que es la forma como la tierra se defiende de nosotros los humanos y lo llama “la autodefensa de la tierra”
Esta destrucción tiene como componente el afán desmedido del TENER, por sobre el SER. Este afán del TENER nos lleva a la destrucción del planeta y a la eliminación de grupos étnicos: ej. Amazonía.
Nos urge tener en cuenta que compartimos un mundo –el hábitat con todos los demás seres humanos –los habitantes humanos y también con todos los seres no humanos, la naturaleza –los co-habitantes: animales, plantas, árboles, agua, suelo, ríos, mares, montañas, etc. (Las 3 Hs)
Somos responsables por cuidar a cada uno de esos grupos y no hacer nada que los perjudique. No sólo al ambiente, las personas y los seres no humanos actuales sino a los que vendrán en el futuro.
En el Génesis hay dos relatos de la Creación. El más antiguo (J: yahvista) Gn. 2:15 dice: “Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó en el jardín de Edén, para que lo cuidase y labrase.”
Esta es la administración responsable. Tenemos la obligación de administrar las 3Hs con cuidado y responsabilidad, debemos rendir cuentas por lo que hacemos y no hacemos cuando deberíamos actuar para evitar daños que hagan daño al hábitat, los habitantes y co habitantes.
En la vida cotidiana, no hacer algo para evitar un daño cuando por nuestro conocimiento, posición, entorno social sabemos que habrá un daño, es tan grave como causar un daño.
Recordemos que podemos pecar por acción o por omisión.
El grito de Jesús en la Cruz…el grito de los Crucificados
El grito de Jesús en la Cruz “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” es el grito de los crucificados de hoy. Es el grito paradigmático de un prisionero de Auschwitz cuando en medio de la desesperación, clama con voz potente: ¿dónde está Dios? Y, desde el otro lado del barracón se escucha la respuesta: ¿dónde está el ser humano? Los rostros que vamos encontrando en lo cotidiano reflejan estos mismos clamores y son un llamado a buscar caminos.
Tercer núcleo
VALORES ESENCIALES: VIDA, AMOR, SOLIDARIDAD….principios para “OTRO MUNDO POSIBLE”

“Hay humanistas que señalan que esta crisis es una especie de “cuaresma secular” que nos concentra en los valores esenciales, como la vida, el amor y la solidaridad, y nos obliga a relativizar muchas cosas que hasta ahora creíamos indispensables e intocables. De repente, baja la contaminación atmosférica y el frenético ritmo de vida consumista que hasta ahora no queríamos cambiar” (Víctor Codina)

Este “Otro mundo posible” es el sueño de Dios que Jesús expresa a través de las Bienaventuranzas, un llamado a ser felices, un llamado a revertir el orden establecido.
En el evangelio Jesús, a través de su vida, sus opciones, sus actitudes nos va señalando el camino hacia el Padre. Cuando le preguntan acerca de cuál es el mandamiento más importante, nos habla del AMOR en sus dos vertientes, a Dios y al prójimo, de estos dos se desprenden todos los demás. El amor desinteresado, amor descentrado de uno mismo y centrado en Dios, en el otro, en el sistema tierra. Este amor nos lleva a percibir los valores a reforzar en los diferentes contextos que nos toca vivir.

Cuarto Núcleo
LOS ESCÁNDALOS:

Este viejo orden contrario al sueño de Jesús pone de manifiesto el ESCÁNDALO en sus tres dimensiones:

De la Cruz
De la Pobreza/ marginación
De la destrucción del planeta

“Jesús no nos resuelve teóricamente el problema del mal y del sufrimiento, sino que a través de sus llagas de crucificado resucitado nos abre al horizonte nuevo de su pasión y resurrección; Jesús con su identificación con los pobres y los que sufren, ilumina nuestra vida; y con el don del
Espíritu nos da fuerza y consuelo en nuestros momentos difíciles de sufrimiento y pasión.” (Víctor Codina)

El grito de los pobres
En este último tiempo los escándalos se han hecho visibles a través de las realidades que la pandemia ha dejado a la intemperie por la falta de trabajo, de vivienda, de alimentos y por el no reconocimiento de los derechos humanos básicos.

Los pueblos originarios son muy numerosos en la Argentina, y se encuentran en todas las regiones del país. Su sabiduría, conocimiento y respeto de la naturaleza les ha permitido sobrevivir desde hace siglos. Sin embargo, la mayoría de la gente los desconoce y, en muchos casos, no los valora y los desprecia. Desde los inicios del país se los ha avasallado, apropiándose de sus territorios, incluso aquellos que han sido reconocidos por la ley.
Conocen infinidad de plantas que usan para alimentarse y también como medicinas. No respetar, ignorar y destruir esos conocimientos no solo los perjudica a ellos sino al ambiente y a todos los habitantes y co-habitantes.
La acentuación de la pobreza; la realidad de muchos trabajadores que hoy se ven sin recursos para satisfacer sus necesidades básicas. La lenta desaparición de la clase media baja; el enriquecimiento ilícito de grupos minoritarios e inescrupulosos que van aumentando su patrimonio; la opresión que ejerce la clase política sobre el pueblo, las empresas, y el sector agroindustrial.

El grito de la tierra

Desde hace varias décadas, estamos destruyendo la naturaleza sin preocuparnos por los efectos sobre los bienes comunes y por la humanidad toda. Muchos quieren poseer cada vez más cosas, duran poco y se tiran sin pensar en la enorme cantidad de personas que carecen de bienes imprescindibles para llevar una vida digna. Los objetos adquiridos por el mero gusto del consumismo, duran poco y se descartan. La arrogancia tecnológica lleva a muchos a despreocuparse por los daños causados a la naturaleza sosteniendo que se solucionarán con algún nuevo invento tecnológico.

Quinto Núcleo
JUSTICIA

Es innegable que en el mundo que nos toca vivir existe una gran desigualdad entre continentes, Norte /Sur, entre países y dentro de los países entre las clases sociales. Como cristianos, seguidores de Jesús, seguidores del camino, estamos llamadas/os a vivir el espíritu de las bienaventuranzas, siendo luz y sal, en la búsqueda de un mundo más justo, fraterno y solidario, compartiendo con nuestros pueblos la dicha y la alegría de ese seguimiento. Adherimos a la JPIC, conscientes de que somos parte del universo, un sistema que hoy está en peligro.
Haciendo uso de la reflexión de Jon Sobrino, quien al mismo tiempo se inspira en Ellacuría estamos llamadas a:
Hacernos cargo de la realidad: mirar la realidad con la mirada de Dios
Encargarnos de la realidad: tener las mismas actitudes de Jesús
Cargar con la realidad, ser responsables de la realidad de injusticia
Dejarnos cargar por la realidad, sentirnos parte de esta realidad

Para ampliar esta reflexión utilizamos los conceptos de economía, crematística y tao sugeridos por Gonzalez Faus, estos nos pueden ayudar en nuestra búsqueda:
Diferencia entre economía y crematística
La primera se refiere a la justa administración de la casa/ polis
La segunda con el afán/ deseo de acumular (Aristóteles)

Tao
“No hay mayor calamidad que no saber cuándo es suficiente” –
La ley del cielo disminuye lo excesivo y completa lo insuficiente. La ley del hombre es diferente: toma de lo insuficiente para aportarlo a lo excesivo. ¿Quién excepto el hombre del Tao, puede poner sus riquezas sobrantes al servicio del mundo?

Tener conocimientos gracias a la familia, la educación recibida, la experiencia y la capacidad donada por Dios es un privilegio, siempre. No debemos esconder los talentos que hayamos recibido sino compartirlos para aportar al bien común. Eso también forma parte de nuestra responsabilidad y nos impele a hacernos cargo de la realidad.
Es muy importante recordar que lo que cada uno pueda hacer para cuidar el ambiente es fundamental. Pero NO alcanza. Como ciudadanos tenemos la responsabilidad de reclamar a las autoridades –de nuestra ciudad, región, provincia y del país- que no destruyan los bienes comunes. Y que respeten las leyes que, justamente, exigen esa protección.

Sexto Núcleo
CIVILIZACIÓN DE LA SOBRIEDAD COMPARTIDA

“Es en esta situación donde nosotros queremos contribuir a ayudar o construir con otros muchos hombres de la tierra, con otros muchos pueblos, una civilización realmente universal que entendemos no puede ser otra que la civilización del trabajo, una civilización de la pobreza que se enfrenta a la civilización de la riqueza, que está llevando al mundo a su consumación y no está llevando a los hombres a su felicidad; y en el trabajo por la construcción de esa nueva civilización nos queremos poner claramente, intencionalmente, del lado de esa causa concreta histórica mediante la cual se construye el reino de Dios.” (Ignacio Ellacuría)

González Faus propone sustituir el término “civilización de la pobreza” por el de “sobriedad compartida” y afirma que solo ahí, “sólo en este tipo de civilización hay salida para este mundo; y sólo ahí radica la posibilidad de superar no ya la crisis actual, sino el desmonte sistemático del estado de bienestar que ella está promoviendo, y la repetición constante, de crisis en crisis, hasta llegar al estallido del mundo por uno u otro lado”

Algunos textos nos iluminan

Alianza de la Pasión:
“La contemplación de la Palabra de Dios nos nutre y desafía para revestirnos de Cristo y testimoniar proféticamente su presencia salvadora en el mundo. La fidelidad a la oración nos ayuda a adquirir una mirada contemplativa que nos revela a Dios en fe y a través de los acontecimientos ordinarios de la vida.” Nro. 45

Pablo VI decía:
“Mantener los ojos abiertos, el corazón sensible y la mano pronta”.

JPIC Pasionista
Ojos abiertos: que significa esa capacidad para ver y analizar la realidad de nuestro mundo. Se trata de estar atentos a la vida, a lo que ocurre, para ver y escuchar los gritos del mundo en el que vivimos, para ver la vida con los ojos de Dios, para darnos cuenta de la acción del Espíritu en nuestro mundo, y para escuchar las llamadas que recibimos desde la realidad a colaborar con esa acción del Espíritu. P.35
Conversaciones para el viaje
Hacemos una opción preferencial por JPIC. Justicia, Paz e Integridad de la Creación es el nuevo contexto del voto de pobreza que nos obliga a asumir el cuidado de la Tierra mediante una vida sencilla y en solidaridad con los pobres.

Pasionistas para la vida
Justicia, Paz e Integridad de la Creación son fundamentales en nuestra espiritualidad Pasionista y hoy hacen a nuestro estilo de vida. Nuestro carisma nos impulsa a ser proféticas al enfrentar las desigualdades masivas en la distribución de los bienes de la tierra. Debemos responder con urgencia para frenar la destrucción del planeta y trabajar en pos de un mundo más justo y compasivo donde se defiendan y respeten los derechos y la dignidad de toda comunidad de vida. Nro. 3

Pasionistas para la Vida
Dejándonos interpelar por el Crucificado que se nos revela en el dolor de la creación, queremos ser alternativa de vida al sistema. El corazón del modo alternativo de vida es ser protesta profética contra sistemas injustos. Nuestra realidad nos desafía a ser memoria del Evangelio y a vivir nuestra consagración contra-culturalmente. En una sociedad consumista, vivimos la pobreza como solidaridad con los pobres. En un mundo que excluye a tantos, vivimos la castidad como una nueva manera de incluir a todos. En una sociedad que avasalla los derechos humanos básicos, vivimos la obediencia en una actitud de discernimiento, buscando la voluntad de Dios. Nro. 4

Alianza de la Pasión
Proclamamos que solo Dios es nuestro tesoro, nuestra riqueza sagrada, y que sólo Él puede satisfacer el corazón humano. Dependemos totalmente del Señor y somos libres de ponernos al servicio de la Congregación y de su misión en la iglesia. Nro. 16
Pasionistas por la vida – conclusión
Jesús nos ha regalado la vida para entregarla. En los capítulos 8 al 10 del Evangelio de Mc instruye a sus discípulos en el camino del seguimiento y les ofrece un modo alternativo de ser y estar.

Los valores del Evangelio nos nutren y desafían:

Gal. 5, 22: Los frutos del Espíritu son amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sí.

Ef. 5, 9: El fruto de la luz consiste en todo tipo de bondad, justicia y verdad.

1 Cor. 13, 4-6: La caridad es paciente y bondadosa; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa ni orgullosa; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad.

Dt 30, 19b-20a: Elige la vida para que vivas tú y tu descendencia, amando a Yahvé tu Dios, escuchando su voz, viviendo unido a Él.

Valores centrales que se desprenden de la relectura de la Alianza de la Pasión:
Compasión – Nro. 2
Solidaridad – Nro. 2
Servicio – Nro. 2
Confianza – Nro. 5
Sencillez – Nro. 6
Libertad – Nro. 5
Fidelidad – Nro. 5
Amor – Nro. 5
Alegría – Nro. 6

Vivir con radicalidad estos valores nos lleva a ver y confirmar que la Cruz, la pobreza y la destrucción del planeta son los escándalos que interpelan nuestra manera de ser y estar.

Escándalo de la Cruz: 1 Cor 1, 23-24 “Nosotros predicamos a un Cristo Crucificado: escándalo para los judíos, locura para los gentiles; más para los llamados, lo mismos judíos que griegos, un Cristo que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios”
Flp: 2, 7b-8 “Tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte en Cruz”

Escándalo de la pobreza: “Los tiempos nos hablan de mucha pobreza en el mundo, y esto es un escándalo. La pobreza del mundo es un escándalo. En un mundo donde hay tantas, tantas riquezas, tantos recursos para dar de comer a todos, no se puede entender cómo hay tantos niños hambrientos, que haya tantos niños sin educación, ¡tantos pobres! La pobreza, hoy, es un grito”. (Papa Francisco, Diálogo con los estudiantes de las escuelas de los jesuitas — Preguntas y respuestas, 7 de junio de 2013)

Escándalo de la destrucción del planeta: “el descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el cual tengo el deber del cuidado y la custodia, destruye mi relación interior conmigo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra. Cuando todas estas relaciones son descuidadas, cuando la justicia ya no habita en la tierra, la biblia nos dice que toda la vida está en peligro” (L.S. 70)

Nuestros fundadores nos iluminan:

La contemplación de la Cruz (Memoria Pasionis) nos hace afirmar:

“Contemplar al Crucificado y a los crucificados de hoy para descubrir en ellos el Rostro de Jesús”

“Nos dedicamos a mantener viva la memoria de Jesús Crucificado y así poder descubrir el amor de Dios que alcanza su máxima expresión en la Cruz”

SAN PABLO DE LA CRUZ
Pablo de la Cruz supo contemplar la Pasión de Jesús, haciendo propios sus dolores. Esto lo llevó a mirar “con los ojos abiertos“ la maresma toscana y el sufrimiento y dolores de los hombres y mujeres de su tiempo. Él pudo contemplar escrito el nombre de Jesús en el rostro de los pobres.
Parafraseando a Pablo de la Cruz, podemos decir que el olvido de la Pasión de Jesús es escándalo para muchos, pero para nosotras es sabiduría de Dios, porque desde la Cruz Jesús nos indica el camino que lleva a la vida de todos. La memoria de la Pasión, por tanto, es la revelación de aquello que escandaliza.

MADRE MARÍA JOSÉ
En los pobres de Manchester, la Madre María José vio reflejado el rostro de Jesús Crucificado.

En las opciones de Elizabeth encontramos las primeras semillas de un modelo orgánico de comunidad que implica igualdad y acceso a todas.
Los valores centrales, expresados en las normas 1-8 de la Alianza de la Pasión, naturaleza, fin y espíritu son permanentes. Hoy día estamos llamadas a reflexionar sobre ellos en el amplio contexto de Justicia, Paz e Integridad de la Creación.

Madre María José palpó en los alrededores de su propia vida lo que fue provocando la pobreza en muchas mujeres y niños de aquella Inglaterra revolucionaria del Siglo XIX. Su vida está dedicada a lo que la sociedad ha desechado y puesto afuera de circulación, ayudando a despertar a una nueva vida que no vuelve a ligarlos a la sociedad que los excluyó. “Solo el excluido puede imaginar un sistema sin exclusiones (W. Benjamin citado por Reyes Mate)
Ha habido un cambio en el rol de las mujeres en la sociedad y en la iglesia. Por lo tanto, estamos comenzando a valorar de una manera nueva la fortaleza interior de Elizabeth Prout.

¿Cómo miramos nosotras, hermanas pasionistas?

La realidad actual golpea nuestra puerta, nos desinstala, moviliza e impide mirar para otro lado. No podemos ser ajenas al clamor de nuestra gente.

Esta invitación a mirar con los ojos abiertos nos posiciona de una manera diferente en la oración comunitaria: más que nunca los salmos, de ser parte de un mundo lejano a nosotras, pasan a ser un profundo reflejo de lo que hoy nos sucede. Las lecturas iluminan el día a día y nos empujan a poner el otro oído en el dolor de los pobres.
Queremos limpiar nuestra mirada de las “inmundicias” que se nos pegan del sistema y poder mirar con la mirada compasiva de Jesús.

Nos sentimos llamadas a:
Potenciar y fecundar aquellos espacios donde la vida crece y denunciar aquellos que la destruyen
(Deterioro del planeta y deterioro del ser humano) cfr. L.S. Nro. 111

Potenciar – fecundar aquello que da vida:
La resistencia ética
Gestos de solidaridad
Pequeños emprendimientos que ayuden al cuidado de la tierra y a la alimentación
Emprendimientos de reciclaje (ej. plástico)
El uso responsable de las cosas
El respeto por el otro

Somos concientes que este accionar es comunitario y tiene que apelar a que las autoridades asuman las responsabilidades que les corresponden.

Lo que destruye:
Consumismo
Los deshechos que la sociedad descarta
El mal uso del poder
La precariedad
La dormición de las masas
La corrupción de las patrias
La amenaza de la violencia

Dentro de este espectro de lo que estamos llamadas a potenciar, fecundar y denunciar, como comunidades en Argentina fuimos buscando medios y trabajando en red para acompañar a las familias más golpeadas por la pobreza.

De acuerdo al contexto en el cual nos toca vivir estamos llamadas a fortalecer algunos valores más que otros. Hoy, frente a la realidad que vivimos, donde tantas personas son desechadas, somos desafiadas a ponerle fuerza a la solidaridad, la compasión y el servicio, sin dejar de lado aquellos valores que vivieron la Madre María José y las primeras comunidades.
Así como nos acostumbramos a colocar una cruz para decorar espacios de reuniones, oficinas y cárceles, también corremos el serio riesgo de acostumbrarnos a los escándalos de la pobreza y de la destrucción del ambiente.
Podemos preguntarnos si nosotros / as naturalizamos esa mirada que esconde el escándalo.

Somos conscientes que hablar de Justicia y practicar la justicia nos lleva a la raíz de los problemas que encarnan tantos pobres de nuestros barrios. Sabemos que la solución a estos problemas no está en la asistencia inmediata a las demandas que sufren, sino en vislumbrar un nuevo modo de vivir, un sistema alternativo que pone el valor de la vida y la dignidad por sobre todo otro interés.
Necesitamos estar en un permanente discernimiento con otros /as para descubrir esos modos alternativos de vivir, que vayan rescatando entre los desechos paños tan valiosos como el humanismo, la subjetividad o la hondura (parafraseando a W. Benjamin)

PORQUE…

Para que otro mundo sea posible es necesario cambiar de mentalidad “que nos lleve a mirar honradamente la realidad sin cerrar los ojos a sus aspectos más dolientes, convencidos de que la configuración actual de este mundo es profundamente contraria a la voluntad de Dios…ese otro mundo posible habría de ser un mundo donde el crecimiento económico no se produjese a costa del crecimiento humano…habría de ser también un mundo donde la creación de la riqueza no se hiciese a costa de su reparto y, donde el avance tecnológico no se realizase a costa del respeto a la hermana madre-tierra. Un mundo en el que la legítima seguridad que necesitamos los humanos no se buscase a costa de vidas inocentes…todo ello deberá hacernos concientes no solo de nuestras posibilidades, sino de nuestra responsabilidad y debilidad. Nos llevará entonces a buscar la ayuda del espíritu de Dios, que nos irá marcando las huellas del camino por donde transitó Jesús de Nazareth y que se condensa en esa bienaventuranza de la misericordia que genera hambre de justicia y purifica los ojos y el corazón humanos, para mostrarnos el camino hacia la ternura fraterna, única fuente de paz posible para este mundo nuestro” (Gonzalez Faus)

En el paso por esta vida, cotidianamente, vamos palpando muchas RESERVAS DE HUMANIDAD. Con ellos apostamos a que otro mundo es posible.
Un aprendizaje y una fuerza que nos lanza hacia adelante en la empresa de ser fieles al carisma y la realidad es la revolución de la solidaridad. En aquello que el mundo desecha vamos encontrando las perlas que renuevan nuestra esperanza en ese otro POSIBLE MUNDO.

Esta reflexión no surge de la teoría. Surge de lo que día a día estamos viviendo, del toparnos cara a cara con el dolor, con la impotencia, con la marginación. Sólo tenemos algunas intuiciones que nos llevan a ir buscando caminos. Sabemos que el camino lo hacemos juntos y juntas, dando pequeños pasos en la búsqueda del “otro mundo posible”.

Hacemos nuestras las palabras del profeta Jeremías renovando la certeza de que Dios no nos abandona y camina con su pueblo:
Pero algo traigo a la memoria, algo que me hace esperar: que el amor de Yahvé no ha acabado,,, que no se ha agotado su ternura; mañana a mañana se renuevan: ¡Grande es tu fidelidad! Lamentaciones 3, 21-23

Preguntas que nos pueden ayudar a reflexionar:
¿Quién quiero ser yo en esta circunstancia?
¿Adónde vislumbramos que nos está llevando la realidad?

BIBLIOGRAFÍA

Biblia de Jerusalén
La Alianza de la Pasión
JPIC
Pasionistas para la vida 2008
Caminando juntas hacia el futuro (la revisión de la Alianza)
Otro mundo es posible…desde Jesús – José I. González Faus
Medianoche en la historia – Reyes Mate
Laudato Si
Memoria passionis – Joan Baptist Metz
¿Apocalipsis hoy? Contra la entropía social – José I. González Faus
Utopía y Espiritualidad – José I. González Faus
Covid 19 – compilación de artículos y reflexiones.
Jesus plan for a new world: the sermon on the mount – Richard Rohr

Argentina, Boulogne, Junio 2020

SEMANA SANTA 2022 – COMUNIDADES PASIONISTAS PASCUA 2022

Leer

MISIÓN EN SAN MIGUEL:

“TUS PASOS EN MEDIO DE LOS UE HOY SUFREN TU PASIÓN” VAMOSSIENDO SOLIDARIOS Y ATENTOS FRENTE A LAS NECESIDADES DE

Leer

RAÍZ DE UNA NUEVA PASIÓN:

GRUPO DE JÓVENES DE 15 AÑOS EN ADELANTE QUE VAN FORTALECIENDO SU RAÍZ EN EL CARISMA PASIONISTA CON ACTIVIDADES DE

Leer

TALLER DE MAMÁS DEL BARRIO:

EN UN TRABAJO EN CONJUNTO CON LA HERMANA TERESA DE LA CONGREGACIÓN DE JESÚS MARÍA, NOS ENCONTRAMOS EN ESTE ESPACIO

Leer

APOYO ESCOLAR:

APOYO ESCOLAR: CONTINUAMOS REFORZANDO LA EDUCACIÓN DE NIÑOS, ADOLESCENTES Y JÓVENES, EN ESTE CONTEXTO TAN VULNERABLE QUE VA DEJANDO LA

Leer