Arrow
Arrow
ArrowArrow

Categoría: Historia

Un camino de amor y entrega

Historia

uncaminoSan Pablo de la Cruz Nace en 1694 en Italia. Fundador de la Congregación Misioneros Pasionistas. Él tenía un sueño: la conversión de Inglaterra. La Pasión de Jesús, maravilla de las maravillas del amor de Dios. La causa de los males de estos tiempos es el olvido de la Pasión.

Domingo Barbieri Nace en 1792 en Italia. Misionero Pasionista, muy devoto de la Virgen desde la muerte de su madre. Tiene una visión en que la Virgenle pide la conversión de Inglaterra. Cumpliendo el pedido de la Vigen y de Pablo de la Cruz, LLega a Inglaterra en 1842, siete años antes de su muerte. Elizabeth Prout lo conoce y encuentra en él la respuesta a muchos de sus interrogantes.

Madre María José Elizabeth Prout nace en 1820 en Inglaterra. Del encuentro con Domingo Barbieri surge su conversión al catolisismo. Es un encuentro de dos caminos que hacen realidad un mismo sueño: ser anuncio del amor desde el Crucificado en el dolor del mundo. En 1852 funda la Congregación de las Hemanas de la Cruz y Pasión.

Quien fue San Pablo de la Cruz

Historia

sanpablodelacruzFormamos parte de esta comunidad la Hna. Consuelo Casey de nacionalidad irlandesa, que llegó a esta tierra Argentina siendo una joven profesa. Corría el año 1949 cuando pisó esta bendita patria y se fue quedando, quedando y dando lo mejor de su vida y su fe a este amado pueblo suyo. Hoy, con 83 años, aún sigue buscando la manera de vivir su ser misionero visitando algunos enfermos, acariciando a los niños, llevando caramelos para hacerles más dulce la vida y rezando, poniendo ante Jesús Crucificado todas las preocupaciones y ocupaciones de los demás.

La segunda integrante de esta Comunidad es Cristina, oriunda de Tucumán, pero llegada a Pacheco, Buenos Aires, siendo niña. En estos momentos pone gran parte de su pasión por la vida como Capellana Penitenciaria, en el Centro Penitenciario Nº 46, donde se va haciendo hermana de hombres y mujeres, en su gran mayoría jóvenes, que por diversos motivos han caído en prisión. Labor dura, exigente, que también exige una profunda vivencia de fe y sobre todo de buscar respuestas desde nuestra espiritualidad pasionista. La sabiduría de la Cruz y su “no hay mayor amor que dar la vida”. Cristina es una de las primeras Capellanas mujeres en la historia penitencial argentina. Ha sido un camino con muchos escollos, pero lleno de sentido.

Se suma a esta Cdad. Roxana que es de Moreno Buenos aires y trabaja como maestra de grado en la EP nº 18 de Boulogne asimismo junto con Cristina acompañando la tarea en la animación de la Casa del Joven san Francisco de Asís, junto al grupo de ancianos y en las visitas.
También nos hemos sumado al proyecto junto a Juan Manuel uno de los sacerdotes de la Pquia y algunos laicos en visitar a unas personas que desde hace tiempo viven debajo de uno de los puentes cercano a Buen Ayre y el Shopping Solei, la idea es ofrecerle un espacio los días lunes por la mañana en la casa del joven para el aseo personal y desayuno, tarea que se comienza a implementar

Y también, como comunidad, re-comenzamos nuestra misión en la Casa del Joven San Francisco de Asís, de la Parroquia Santa María del Camino. En este lugar, con un grupo de colaboradores de distintas profesiones y capacidades, vamos reinventando los modos de llegar a nuestros adolescentes y jóvenes en seria situación de vulnerabilidad. Las esquinas son muy llamativas para ellos y ellas, las seducciones de los drogas y el alcohol demasiado al alcance de nuestros jóvenes… hacer un espacio que genere vida y vida en abundancia es una tarea posible, pero que requiere mucha entrega, humildad y amor para volver a empezar cuantas veces sea necesario….

Y entre estas y otras “misiones” que hacen a nuestra gran misión como hermanas pasionistas en Argentina, vamos compartiendo nuestras vidas y nuestros sueños, nuestros fracasos y nuestros logros con la comunidad parroquial Santa María del Camino que nos recibe y nos desafía permanentemente.

Los fundamentos de las Hermanas Pasionistas

Historia

fot-elizabethUna Congregación Misionera Internacional

La Congregación comenzó siendo pequeña, una pequeña semilla plantada en Manchester en 1851. Desde el comienzo Elizabeth soñó con congregación misionera internacional… “limitada solo por los limites de la tierra”. Esto no se logró durante su vida.
Luego de su muerte sólo quedaba un puñado de hermanas. Pero entre ellas había algunas con un talento excepcional y cualidades de liderazgo. Los números crecieron. Asumieron nuevos trabajos. Se abrieron conventos a lo largo de Lancashire y Yorkshire, Escocia y Londres. En 1878 algunas hermanas fueron misionadas a fundar en Bulgaria y el 1878 en Irlanda. La marea se dio vuelta…

Afiliadas a la Congregación Pasionista

En 1875 las hermanas se afiliaron ala Congregación Pasionista, fundada por San Pablo de la Cruz. Cambiaron el nombre por el de “Hermanas de la Cruz y Pasión” y desde entonces ellas llevan el Signo Pasionista.

Aprobación de la regla

En 1876, Bodas de Plata de la Congregación, la Santa Sede otorga el Breve de Aprobación Provisoria de la Regla por un periodo de diez años. Esta era en esencia la regla compilada por la Madre María José y el Padre Ignacio Spencer C.P. La Aprobación definitiva llega en un breve del Papa León XIII el 21 de junio, 1887. Esta regla es la que vivieron las hermanas hasta 1967.
Roma habló, se completa la obra de Elizabeth Prout.

Respondiendo a las necesidades del momento…
Las primeras hermanas respondieron a las necesidades de su tiempo sirviendo en diferentes ministerios.

Las necesidades de AYER:

· “Hogares” para las chicas de las fabricas.
· Colegios parroquiales
· Clases diurnas y nocturnas
· Escuelas dominicales
· Internados para chicas de clase media baja
· Centro para formar maestras
· Sodalicios y confraternidades
· Cuidado de huérfanos y mujeres en necesidad de ayuda.
· Trabajo de Tejido, costura y lavado.
· Confección de ornamentos litúrgicos
· Migrantes, refugiados y buscadores de asilo
· Alfabetización

Los Ministerios de HOY:

Hoy encontramos a las hermanas pasionistas en lugares tan distantes como Norte América y África, Papua Nueva Guinea y Perú, Chile y Jamaica, Argentina y Australia, Irlanda y Bosnia, Inglaterra, Escocia y Gales, climas y culturas diversas.
Los desafíos de ayer son aún los desafíos de hoy pero a escala global.

Lo que hoy nos preocupa:

· La dignidad de la Persona
· Dios en nuestro mundo
· Retiros
· Educación
· Respeto a la vida – Aborto – Eutanasia
· Hospicios para enfermos terminales
· Pobreza, Injusticia, Explotación, Tráfico de personas
· Cárceles
· Refugiados, Migrantes, Buscadores de asilo
· Prejuicios e intolerancia
· Exclusión social debido a raza, color, orientación sexual idioma, religión
· La pandemia del Sida
· Vida Familiar
· Planeta Tierra
· Misiones en Latinoamérica
· ONG y Naciones Unidas

La Congregación Pasionista hoy

Historia

eksignopasionista2El Concilio Vaticano II, celebrado en el corazón del siglo XX, permitió a la Iglesia reflexionar sobre sí misma, conocerse y definir su misión. Redescubriendo así, la presencia “tan antigua y tan nueva” del Espíritu que conduce y anima.

Las/los religiosas/sos sentimos el llamado que la Iglesia nos hacía a través del Concilio, la invitación a volver a nuestros orígenes y mirar a nuestros fundadores, desafiándonos a interpretar los “signos de los tiempos”.
Frente a este acontecimiento, América Latina se preguntó “¿Cómo vivir el Concilio en clave latinoamericana?”. ¡Esto movilizó mucho!

Los documentos de Medellín (1968) y de Puebla (1979) fueron muy iluminadores y orientadores para este Continente. Apelaban a los religiosos a hacer una clara y fuerte “opción preferencial por los pobres” y esta opción se hizo sentir en toda la Iglesia. Muchas Congregaciones Religiosas respondieron inmediatamente a este llamado de renovación.

También nosotras, Hermanas Pasionistas, cambiamos el rumbo y fuimos a vivir y a trabajar con la gente más pobre en la periferia de las grandes ciudades.
Dos Capítulos Generales especiales (1968 y 1969) fueron importantes y marcaron nuevos rumbos para nuestra Congregación.

Las Hermanas fuimos llamadas para una renovación personal, revisando la forma de vida de la comunidad, abandonando trabajos tradicionales que se centraban en la educación y dejando los grandes conventos y colegios.

Las reacciones fueron fuertes y variadas, provocó mucha crisis, fue un replanteo desde lo fundacional.

¡Surgía una nueva visión de la Vida Religiosa!. Para algunas, el cambio era confuso… pero lo que nos hizo dar pasos fue volver a mirar y “HACER MEMORIA” de nuestras raíces fundacionales.

En 1995, en una búsqueda común, definimos en el Capítulo General, nuestra DIRECCIÓN.

¿Hacia dónde queremos ir?

al DESIERTO, donde nadie va,
a la PERIFERIA, donde no hay poder.
a la FRONTERA, lugar de riesgo

Esta dirección nos orienta y nos reubica a la hora de vivir, de hacer opciones y de realizar nuestra pastoral.

En el Capítulo General. desarrollado en Lima Perú en el año 2008, afirmamos que … “Este es un nuevo momento en nuestra historia como pasionistas, nuestro carisma nos convoca de una nueva manera y urgente a arriesgarnos y ser profetas como respuesta a la crisis de nuestro tiempo. Esto exige que nos desafiemos las unas a las otras a lanzarnos a la Misión con renovada fuerza y a evaluarnos continuamente en un espíritu de apoyo y confianza mutua.

Justicia, paz e Integridad de la Creación son fundamentales en nuestra espiritualidad Pasionista, y hoy hacen a nuestro estilo de Vida”…
(Doc. Congregacional Pasionistas por la Vida, 2008 Ptos Nº 2 y 3)

A nivel mundial hoy estamos en:

Inglaterra (1852)
Irlanda del Norte (1878), en medio del conflicto, buscando la reconciliación.
Escocia (1894)
Chile (1912)
E.E.U.U. (1924)
Argentina (1926)
Botswana en África (1952), se llegó en el Centenario de la Congregación ayudando a una Nación emergente a ponerse de pie.
Gales (1968)
Suecia (1975)
Perú (1977)
Jamaica (1985)
Papua, Nueva Guinea (1986), una Hermana pionera fue a realizar tareas médicas.
Rumania (1997) y Bosnia (1998): en una Europa Oriental destrozada por la guerra.

Cada nuevo emprendimiento, un nuevo mundo, una nueva lengua, una nueva cultura; esto requiere coraje e imaginación, requiere una “fidelidad creativa”.

Estas son algunas de nuestras prioridades según
la realidad de cada lugar:

El trabajo con adictos, enfermos de SIDA y refugiados.

Inserción en barrios marginales.

Capellanía en hospitales y hogares de ancianos.

Casas de retiros abiertas a todos los que buscan apoyo espiritual.

Pastoral Penitenciaria.

Escuelas y Universidades.

Comprometidas en el desarrollo de la comunidad, ecología y medio ambiente.

Acompañando a los excluidos del sistema: mujeres, jóvenes y niños (en situación de riesgo) y apoyando las Comunidades que surgen en los barrios donde estamos presente.

La Casa General se encuentra en Park Mount, Inglaterra.

El equipo de Liderazgo Congregacional está
compuesto por las Hermanas:

María Angélica Algorta
Anne Culliton
Elisa Rinere
Moia O´cleary
Rosallen Murray

Fundadora de la Cruz Madre María José

Historia

fot-elizabethElizabeth Prout | ¿como era ella?

Elizabeth Prout nace el 2 de septiembre de 1820 en Shrewsbury, Shropshire, Inglaterra. Su madre era una ferviente anglicana, su padre católico no practicante. La bautizaron y la educaron dentro de la tradición anglicana.
Alrededor del 1841 su familia se traslada a Stone Staffordshie donde su padre trabaja como tonelero viajante en la Cervecería de Joule. De su trabajo obtenía un buen salario lo que le permitía a la familia tener una vida relativamente confortable.
Dicen que Elizabeth fue criada con cariño, refinada y educada de acuerdo a los estándares de su tiempo. Era una joven delicada, de apenas 1.50 metros de altura, de contextura frágil pero mujer fuerte. Poco tiempo después de su muerte el Padre Ignacio Spencer la describe como “una mujer pequeña rebosante de energía y voluntad” Era fuerte cuando se le oponían. Por naturaleza abierta y honesta, odiaba el engaño. En una carta al Padre Gaudencio le expresaba de si misma: “Querido Padre, no puedo decir una cosa y creer en algo diferente”. En otra carta vemos este mismo espíritu. “Querido Padre, se que debo haberlo hecho sufrir mucho por mi tenaz oposición a sus deseos pero espero que usted me perdone. Nunca lo habría hecho, pero en conciencia lo hice por el bien de la comunidad e instituto”.

A los 29 años de edad, Elizabeth una mujer victoriana, fue elegida por Dios para realizar algo imposible: fundar una congregación de mujeres religiosas que llevaran la compasión y el amor de Cristo a los pobres. Esto lo llevó a cabo en un periodo de 16 años, un tiempo de mucho sacrificio, extrema pobreza, y total sometimiento a la voluntad de Dios. Muere a los 43 años de edad, habiendo completado su misión. Ella puso los fundamentos de la “Congregación de las hermanas de la Cruz y Pasión”, una congregación misionera internacional, dedicada a mantener viva la memoria de la Pasión Muerte y resurrección de Jesús “aún hasta los confines del mundo”.

Decisiones que la hacen cambiar de rumbo

Con algo más de 20 años vivía en Stone, Stratffordshire cuando conoce al Padre Domingo Barbieri, un pasionista italiano. Bajo su influencia y guía entra en la Iglesia católica.
En 1848 ingresa en el convento de las Hermanas del Niño Jesús en Northampton. Luego de seis meses se le desarrolla una tuberculosis de rodilla y tiene que regresar a su casa. Se recupera bajo el cuidado de su madre. Al prohibírsele asistir a Misa, deja su hogar y se dirige a Manchester en busca de trabajo.
Ahí, en septiembre de 1849, con la ayuda del Padre Gaudencio Rossi C.P. consigue un trabajo de maestra en el Colegio de San Chad, ubicado en Angel Meadow, uno de los peores suburbios de Manchester.

Manchester 1849

En 1849 Manchester estaba en medio de la revolución industrial. Era un tiempo de explotación y codicia. Los pobres trabajaban y vivían en condiciones infrahumanas. Muchos eran católicos, refugiados irlandeses, quienes emigraron por el hambre. Desde los 5 años los niños trabajaban por largas horas en los molinos, no sabían ni leer ni escribir. Miles estaban sin instrucción religiosa. Las chicas que trabajaban en los molinos eran muy vulnerables.
Golpeada por la desigualdad y la injusticia Elizabeth y unas pocas compañeras sintieron que debían de hacer algo.

Las Hermanas Católicas de la Sagrada Familia

En 1852, en la Parroquia de San Chad y con la ayuda del Padre Gaudencio Rossi, el Padre Croskell y el Padre William Turner, quien luego sería el obispo de Salford, Elizabeth funda “El Instituto de la Sagrada Familia”. El espíritu del Instituto tenía que ser el espíritu de la Sagrada Familia viviendo, trabajando y rezando en su casa de Nazaret.

Ya que la vida vivida en Nazaret era de perfecta armonía de contemplación y acción, nunca alcanzada hasta ahora en el mundo, así las hermanas debían reproducir esa armonía en sus vidas.

La visión radical de Elizabeth Prout

El instituto de Elizabeth Prout era una nueva aventura. Las hermanas vivían en comunidad combinando una vida humilde austera y orante con una ministerio activo fuera del convento. Cualquiera que fuera verdaderamente virtuosa y capaz de trabajar para el mantenimiento del Instituto podía ser admitida. No había distinciones de clases entre sus miembros.

“Vivían de sus salarios”

No se les requería de una dote. La falta de educación no constituía un obstáculo. Las hermanas salían a trabajar, a coser, a trabajar en los molinos, o cualquier otro empleo siempre que fuera compatible con la vida religiosa. No tenían propiedades ni seguridad. Vivían de sus salarios y cuando quedaban sin trabajo, ellas al igual que sus vecinos, pasaban hambre. Muchas veces la extrema pobreza era su suerte.
Esta vida distaba mucho de las Ordenes Religiosas establecidas. En 1850 esta comunidad sin clases, se consideraba “revolucionaria”. Provocó una tremenda oposición. La sola existencia del instituto era vista como una amenaza al “Status quo”.

El analista nos dice:
“Durante este periodo las hermanas sufrieron una fuerte oposición de parte de los sacerdotes de los alrededores quienes las trataron como personas que habían perdido la razón al intentar establecer esta fundación en condiciones que ellos consideraban poco favorables”

Algunas, llevaron las denuncias al extremo de pedir la supresión del Instituto. Para aclarar la situación el Obispo Turner, comenzó una investigación diocesana para examinar los cargos contra las hermanas.
Todos los aspectos de su vida y trabajo fueron examinados.
Los cargos fueron examinados…y suprimidos…Elizabeth personalmente y todas las hermanas fueron exoneradas.
Sus opositores fueron derrotados…algo que no les agradó.

Luego de la investigación

Luego de la investigación las hermanas mantuvieron un “humilde silencio” esperando que las cosas se volcaran a su favor. Esto tomó tiempo pero se logró.

El analista nos informa:
“…el Instituto pasó por dificultades y oposición, pero fue apoyado por el Dios providente quien mientras sonríe con una mano nos sostiene con la otra”.

Elizabeth y sus compañeras lo aceptaron como una forma de compartir la Pasión de Jesús. No se quebraron. Lo soportaron.

Aprendieron a través de la traición y el rechazo que:

“La Identificación con Cristo en el misterio
de su Pasión, Muerte
y Resurrección está en el corazón de su vocación.”

Muere Elizabeth

Elizabeth muere el 11 de enero de 1864 a los 43 años de edad, en el convento de Santa Helena Sutton, Lancashire. Su cuerpo reposa en la Iglesia de Santa Ana, Sutton junto al del Beato Domingo Barbieri C.P. y del Padre Ignacio Spencer C.P.. La Iglesia es ahora lugar de peregrinaciones.

Fundadora de la Congregación: Madre María José
Mujer de riesgo, espíritu pionero,comprometida y profeta.

Elizabeth Prout nace en Coleman, Sherwsbury, Inglaterra, el 2 de septiembre de 1820. Era hija única, de familia anglicana. Seguramente sus padres tenían puestas en ella muchas espectativas acerca de su vida futura, de acuerdo a las normas convencionales de su tiempo. Era una época dura: momento de grandes cambios producidos por la revolución industrial de la Inglaterra del siglo XIX. Surgen centros industriales que concentran a numerosos trabajadores, que viven en condiciones de miseria junto a sus familias.

En esta situación no había oportunidades para ir a la escuela. No había posibilidad de formarse como personas. Elizabeth reacciona y busca dar una respuesta.

A los 20 años conoce al padre Domingo Barbieri, misionero Pasionista que llegó a Inglaterra a cumplir el sueño de Pablo de la Cruz: luchar por la conversión de Inglaterra. Él la cautivó y la conectó directamente con la visión que ya estaba en ella. Fue el disparador que necesitó para comprometerse con su sueño.

“Hay caminos que se cruzan
como los hay paralelos
al encontrarse los nuestros
pudimos fundar un sueño”.

(Peteco Carabajal)

Entonces consagra su vida en una búsqueda más profunda. Su opción la lleva a comprometerse con el SERVICIO a los más pobres y marginados del ambiente industrial.
Esta experiencia la lleva a congregar a un grupo de jóvenes, Forma una comunidad apostólica basada en la confianza, el respeto y la alegría. Toma el nombre de MARÍA JOSÉ, como signo de iniciación de una nueva vida. Así nace en Inglaterra la Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz y Pasión.

SU ESPÍRITU ARRAIGADO EN JESÚS CRUCIFICADO
LA MANTUVO CON LOS PIES EN LA TIERRA,
LE DIÓ AMOR POR LA GENTE,
LA SOSTUVO EN LA POBREZA Y EL DOLOR.
LE DIÓ PERSEVERANCIA
Y LA SOSTUVO EN LA ESPERANZA.

RAZGOS DE LA MADRE MARÍA JOSÉ

Riesgo / Ser católica en 1840 era ciertamente un riesgo. Estaba abierto a malos entendidos, a oposición de la familia y a la persecución de ese tiempo.
Esta característica estuvo presente toda su vida. Nunca hubo opción por seguridad, por la salida fácil.

Espíritu pionero / Es probable que la Mdre. María José nunca haya escuchado acerca de la Teología de la lIbración, pero leyó los signos de los tiempos: el grito de los marginados en una era de transición, de los sin techo, y vio la pobreza como consecuencia de las condiciones de vida de los inmigrantes. La terribles condiciones de las fábricas y el trabajo en ellas, la ausencia de Dios reflejada en una moral relajada, hizo que su presencia y el apostolado de las hermanas se realizara entre ellos. También había re-pensado la vida religiosa brindando la posibilidad de entrega a ella a personas sin recursos.
Profeta / Ubicada en los albores de la nueva era, cumplió el rol de profeta, discerniendo la voluntad de Dios y articulando su palabra con convicción. Escapó de las ataduras de los antiguos institutos e inició una nueva concepción de testimoniar el amor de Dios.

Pasión / Su vida iba a ser alcanzada permanentemente por la pasión: a causa de su sufrimiento físico causado por la tuberculosis en una rodilla que la acompañó hasta la muerte. La experiencia de calumnias, la pérdida de hermanas, la pérdida de apoyo aún de los más cercanos, tener que vivir en una pobreza material y ser responsable por aquello que parecía el fracaso de la nueva congregación. Ésto hizo aflorar su paciencia, humildad y equilibrio.

Oración / Sólo alguien que se ha sentado frente al Crucificado le puede encontrar el verdadero sentido al misterio del sufrimiento. Fue este el secreto del giro en su vida que la hizo trabajar a través de sus propios sufrimientos y llegar a los crucificados con generosidad de espíritu.

PERSEVERANCIA
Muchas veces se sintió tentada a no seguir luchando
“He trabajado en balde. Para nada he gastado mis fuerzas”

Sin embargo, a pesar de la muchas dificultades que tuvo que enfrentar, ella encontraba en el Crucificado las fuerzas para seguir adelante con esperanza y alegría.

  • 1
  • 2